El petróleo brotó en Casanare en el mismo momento en el que Colombia inauguraba la Constitución Política de 1991 y, con ella, una descentralización que otorgaba mayores atribuciones y control sobre los recursos a los entes territoriales. En ese nuevo contexto institucional este departamento creyó adquirir la autonomía que habían reclamado históricamente sus líderes, muchos de ellos en pie de lucha contra el centralismo y varios con viejas heridas abiertas de las guerras del Llano. Incluso las autodefensas de la región nacieron para resistir a los poderes centrales y no para luchar contra las guerrillas.
 

[flipbook pdf=”http://www.trust.com.co/pdf/desafios_casanare_2017.pdf”  theme=”light” scrolling=”no” style=”opacity: 1;” width=”100%” height=”700″]